Galería

Paros. Paraíso terrenal

La tercera en extensión de las famosa cícladas y una de las más despobladas. Pegada a la izquierda de Naxos, la segunda más grande. Paradisíaca, de aguas cristalinas y arena blanca. Allí el tiempo se detiene para dejar paso a la nada.

Processed with VSCOcam with a5 presetParos

Atraca el ferry en el puerto de Paros después de unas 6 horas de viaje (tras hacer varias paradas en Naxos y alguna isla más) a eso de las 7 de la tarde… y un poco desorientados entre tanto “hostelero” ofreciendo su alojamiento y vehículo, no os asustéis al llegar, porque se abalanzan sobre los viajeros para que contraten su hotel o moto como si no hubiese un mañana.

Cogimos nuestros petates y cruzamos al otro lado de la calle. Al parecer el hotel estaba muy cerca del puerto, pero a saber… cualquiera se entendía con aquella gente :-/  Finalmente un taxista nos llevó hasta la puerta del hotel, no estaba lejos.

Parikia. La capital

Es tan pequeña que habría sido difícil no encontrar el hotel, aunque es cierto que está un poco apartado y no pilla precisamente “de paso”.

Captura de pantalla 2015-06-22 a la(s) 11.14.38

Imagen de la web oficial http://www.angelikistudios.com

El Angelikys Studios. Bueno… miré el hotel en booking y no pintaba mal, sobretodo cuando nos cobraban 50 euros por una doble, dos noches en pleno agosto. Claro está, sin desayuno, ni parking, ni nada que se le parezca, pero al menos había wifi y por la noche era tranquilo para descansar. ¿Recomendable? sí, si no eres demasiado sibarita y lo que te importa realmente es disfrutar de la isla. Muy cerca del centro para ir caminando y en una zona tranquila.

Captura de pantalla 2015-06-22 a la(s) 11.14.10

Imagen de la web oficial http://www.angelikistudios.com

Processed with VSCOcam with f2 preset

Tampoco íbamos a echar de menos aparcar puesto que nuestra intención era alquilar una moto esa misma noche. Es la mejor opción para recorrerla y disfrutar de sus playas. ¿La habitación? un semi sótano de dos camas con un baño minúsculo que para el tiempo que pasaríamos en ella era más que suficiente. Al llegar Angelica, la dueña, nos estaba esperando “¿booking?” -preguntó, era lo único que sabía pronunciar que nosotros pudiésemos entender. Al momento salió su hijo, un jovenzuelo con el que a duras penas nos entendíamos en inglés, pero que nos solucionaba la papeleta.

Dejamos las maletas, nos cambiamos y salimos a cenar.

La tercera isla más grande tendría una enorme ciudad con miles de habitantes… -como toda gran isla- pensábamos, por lo que fue inevitable parar a preguntar cómo llegar hasta el centro. El viaje en taxi fue tan raro que fuimos incapaces de aprendernos el camino y bueno, tampoco sabíamos que la zona del puerto era la zona principal.

Es entonces cuando la suerte se hace presente de nuevo y agradeces al mundo que te haya hecho ser primero soriana (sí, porque tenemos una suerte especial lo sorianos :-P) y segundo ir acompañada de una persona llamada Jesús (siempre he dicho que no tiene ese nombre de casualidad) porque al llegar a la primera avenida donde te encuentras a vete tu a saber que distancia de quien sabe donde, con la única persona que muestra señales de vida en la calle y tengas esta conversación:

-“Hello! do you speak spanish?” Y te responda: -¡Sí, y mejor que tu!

😮  ¡UN ESPAÑOL! ¡Y que viva España! claro que sí. Catalán de nacimiento y casado con una griega, llevaba la tira de años viviendo allí aunque como todos sabemos… la tierra tira y de vez en cuando nos hace una visita 🙂 Josep regenta una tienda de tipo bazar y ropa… en Paros y muy amablemente nos explicó todo lo que necesitábamos para disfrutar de un par de días en la isla y exprimirlos a tope 😀

Una vez localizados ya en el pueblito acudimos al lugar de alquiler de motos que él mismo nos recomendó ya que al ir de su parte quizá nos daban trato un tanto “especial” jiji. Estaba casi al final del paseo del puerto (hay un rato largo caminando pero es un paseo chulo ya que ves todos los bares de pasada), Moto Trust se llama la tienda y está en unas callecitas detrás de la principal. Tras una media hora de conversación y negociación (Chus hace amigos en todas partes) salimos con nuestra estupenda scooter y nuestros cascos para dos días por 15€ y buscamos un sitio para cenar.

El paseo del puerto, lugar muy frecuentado sobretodo al atardecer, está lleno de restaurantes con mesitas pegadas al rompeolas que se sitúa de forma paralela al paseo.

Processed with VSCOcam

No recuerdo el nombre del restaurante (lo siento 😓) había muchísimos y todos hasta la bandera. Cena romántica a la luz de las velas y buen pescado, ouuyea!

IMG_20130828_100517

A la mañana siguiente arrancamos nuestra moto y mochila playera a la espalda, desayunamos en el pueblo y paramos a comprar un bocata en un establecimiento muy cerca del banco de la plaza principal. ¡Menudo sitio! Bocadillos y dulces locales inundaban las vitrinas del escaparate y volvían loca la vista de todo aquel que se atrevía a entrar. Compramos un par de bocadillos (recuerdo que el mío era de salmón, riquísimo) y nos dirigimos a las mejores playas de la isla. Si encontráis este sitio, entrar, no lo penséis y comprar comida para llevar porque merece muchísimo la pena. Es barata y los bocadillos aguantan perfectamente todo el día de ruta.

En el sentido de las agujas del reloj mapa en mano, Monastiri, Colymbhitres y Náousa fueron las primeras de nuestro recorrido en las que aparte de disfrutar de unas aguas espectaculares ya íbamos viendo parte de la arquitectura autóctona de la isla.

IMG_20130828_102121 (1) IMG_20130828_102721IMG_20130828_101401

La playa de Santa María fue la segunda parada.

Playa tranquila, de aguas cristalinas y en calma, de moda por los turistas y lugareños con unos locales muy modernos y ambientados.

IMG_20130828_103533

Lugar perfecto para sentarse a saborear una buena cerveza fresca. Mi elegida aquí fue la VOLKA, una cerveza local de Santorini con un toque de miel, dulce, muy dulce.

Processed with VSCOcam with f2 presetIMG_20130828_103258Seguimos la ruta y paramos a comer en la orilla de una pequeña cala casi desierta, debíamos estar por la zona de Aliki, ya perdíamos la noción del tiempo y de la ubicación 😛 Placer para la vista, los oídos y el paladar. Comer con los pies metidos en el agua sentados sobre las rocas era en ese momento el mejor fin del mundo que podíamos imaginar 😊

IMG_20130828_104106 IMG_20130828_104440 IMG_20130828_103733

De camino pasamos por un lugar llamado Punda el cartel tenía buena pinta. Parecía ser una especie de local de playa con enormes piscinas, tiendas, buena música Ibicenca y cientos de hamacas. El nombre realmente pertenece a la zona donde se ubica.

Processed with VSCOcam with hb1 preset

Parecía… Resultó ser un intento de eso mismo que imaginábamos que iba a ser pero a “lo choni”. Una pena, apuntaba maneras. Quizá es que en ese momento no había nadie y se llenaba más tarde. Como en ese momento no llevaba en mente este proyecto “blog” no me molesté en hacer más fotos :-/  así que probablemente no podréis imaginar de lo que os estoy hablando jejeje. Si paráis y hay fiestón y merece la pena, genial, pero si no… ni paréis.

Continuamos la ruta viendo atardecer sobre nuestra moto de camino a un pequeño puerto desde el que salían los barcos hacia Antiparos para ir a la mañana siguiente. Solo salen desde esta zona de la isla (Punda).

IMG_20130828_105619

La noche en Paros es CHULA. Las calles tienen un encanto especial y las tiendas son preciosas. Por el día entre playa y playa, casi no lo visitamos. Aunque no se compre nada, merece la pena pararse delante del escaparate de cada una de ellas y ver el buen gusto y la delicadeza con la que están decorados.

IMG_20130828_111228 IMG_20130828_111441IMG_20130828_111714

Tanto si es de día como de noche es un lujo para la vista pasear por sus calles, sentir el olor de los gofres (uno de los postres más típicos en las islas y con los que no lo vamos a negar… nos pusimos hasta las orejas 😛 ) y dejarse llevar por la música de sus bares y terrazas.

Processed with VSCOcam with s1 preset

Antiparos

Es una pequeña isla muy coqueta y poco menos que paradisíaca situada al suroeste de Paros. Es muy fácil visitarla ya que salen ferrys todos los días cada 20 minutos por unos 3€ que se pagan en el mismo barco al subir, dependiendo el tipo de vehículo que se lleve y el trayecto dura unos 5 minutos escasos. Si se va solo aún es más económico. Subimos la moto al ferry y la recorrimos un poco haciendo parada en la calle principal del pueblo.

¿Merece la pena? Sí, merece la pena dar una vuelta, comer o tomar algo. No tanto como Paros (por algo es la principal) pero sí es un lugar agradable para pasar un rato mañanero. Igual incluso por la noche tiene su encanto, si alguno va ¡que me lo cuente por si vuelvo! 😉

Paramos a comer en una pequeña tienda de la calle principal, con mostrador a la calle que vendía una especie de empanadas riquísimas que degustamos sentados a la sombra. Café en una de las tantas terracitas de la calle y vuelta al ferry. Tampoco teníamos mucho más tiempo puesto que salíamos en pocas horas hacia Mikonos 🙂

IMG_20130828_161359

La isla tiene varias oficinas de transporte marítimo en la zona del puerto, así que podéis comprar los billetes allí mismo si queréis.

Disfruta del capítulo anterior en Santorini. Romántica

Próxima parada: Mikonos

Anuncios

2 comentarios en “Paros. Paraíso terrenal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s