Hanoi. Caótica. Parte 1

Escala en Frankfurt, viaje relativamente corto. Primera parada y primeras sensaciones. 4 horas de espera imaginando sin límites lo que nos depararía aquel país.

Vietnam Airlines

Embarque en el vuelo Madrid – Hanoi con Vietnam Airlines y el primer contacto con el país asiático empezaba. Las azafatas ya no eran de imagen “europea”. Totalmente equipadas con indumentaria asiática, perfectamente maquilladas con una tez blanquísima y el pelo recogido en un moñete enrejillado con un lazo de seda negro brillante. Delante de nosotros una familia asiática con dos niñas preciosas. La pequeña jugaba con nosotros asomándose entre los asientos de sus padres. No paró de lloriquear en las 10 horas que duró el vuelo. Fue un horror. Aún con todo, le cogí cariño 🙂

image

Sentada a mi lado otra mujer, que comía fideos chinos haciendo mucho ruido y limpiaba sus dientes después con palillos como si no hubiera un mañana. Vale, puede que eso sea algo normal, pero en ese momento y en aquel lugar todo era cuanto menos impactante. Durmió casi todo el viaje. Podría decir que se me hizo eterno, los nervios y las ganas de llegar no me dejaban dormir.

Aterrizamos en el aeropuerto de Hanoi a las 6 de la mañana, vimos amanecer en el avión. La humedad y el calor cortaban la respiración.

Visado

Nada más llegar nos da la bienvenida una cola enorme de tramitación de visados, por suerte hicimos los deberes en casa y no tuvimos que pasar por ella. Pasamos el control de fronteras sin ningún problema (si hacéis el visado en España, con enseñarlo es suficiente). SIN VISADO NO SE PUEDE ENTRAR A VIETNAM

Embajada de Vietnam

El visado para entrar en Vietnam desde España solo puede hacerse de dos formas: enviando el pasaporte y la cantidad económica para su tramitación a la embajada de Vietnam en Madrid (Avenida de Alfonso XIII nº 54 (código postal 28016)) o ir en persona a tramitarlo. Bueno, la otra opción es que os lo haga una agencia de viajes, pero no es la más recomendable puesto que os saldrá bastante más caro.

A través de la web oficial de la embajada podréis encontrar toda la información: www.vietnamembassy.es Aquí podréis descargar los formularios necesarios y poneros en contacto con la embajada en caso de dudas.

IMPORTANTE: Fiaos solamente de la web oficial de la embajada y no tramitéis ningún visado por internet, ya que se han detectado numerosas webs falsas que ofrecen este servicio y os puede salir cara la broma. En la misma web de la embajada lo advierten.

Visado VietnamOtro método es obtener el visado en el aeropuerto a la llegada a Vietnam, para lo cual deberéis solicitar una carta de recomendación, que será expedida por las autoridades Vietnamitas.

Mi consejo es que lo tramitéis directamente con la embajada si podéis. El inconveniente es que son necesarios varios días hasta poder recogerlo, pero puede hacerlo otra persona por vosotros. Que realmente en el caso de las agencias es así como lo hacen, mandan a alguien de propio a hacerlo y recogerlo, por eso es mucho más cara esta opción (si vivís fuera de Madrid).

Welcome to Hanoi

La República Socialista de Vietnam, mantiene a sus habitantes “encerrados” en un país de contrastes donde nada os dejará indiferentes. En otro post os hablaré un poco más de su política y su religión. Ahora, vamos a explorar.

Al salir, el coche del hotel nos estaba esperando. Bueno no, no nos estaba esperando. Tardamos tanto en pasar el control de fronteras desde la hora que habíamos dicho que llegábamos que ya creímos que se había cansado de esperar y se había marchado. Un guía vietnamita que hablaba perfecto español nos vio perdidos y nos echó una mano en ese momento. Llamó al hotel donde nos alojábamos y les informó de la situación. También nos dijo qué tipo de taxi debíamos coger si teníamos que ir por nuestra cuenta y hasta cuanto debíamos pagar. Pasados unos minutos apareció nuestro conductor.

¡¡Empezó el show!! Motos, motos y más motos se iban amontonando por las calles. Todos con la boca muy tapada, a algunos se les veían escasamente los ojos. Casas a medio hacer, puntales gente parada en las medianas, cruces sin descanso, mujeres muy mayores en bicicleta portando toda clase de alimento, flores, plantas… No éramos capaces de reaccionar. Estaba nublado, pero no por mal tiempo sino por la gran polución y es que al llegar al centro de la ciudad el tránsito de motos era aún más impresionante. Eran cientos, que digo cientos ¡MILES! y ninguna paraba para dejar paso a ninguna. Su velocidad era tranquila, se entrecruzaban entre ellas y transportaban cosas inimaginables. Puertas, andamios, estructuras, escaleras, plantas (del tamaño de auténticos árboles), artesanía, alimentos… tetris imposibles donde la moto llegaba a ser del todo imperceptible. Y gente. Dos, tres, cuatro y hasta cinco personas sobre las dos ruedas. Niños muy pequeños, algunos de pie, otros dormidos, agarrados a las espaldas de sus padres o directamente al manillar de la moto y sin casco (no hay tallas tan pequeñas) y por lo general solo llevaba casco el conductor. Sorprende el control que tienen del tráfico y la organización dentro de tanto caos. Fácilmente puedes ver motos en dirección contraria o paradas en mitad de la autopista.

Motos VietnamLlegamos al hotel Gia Bao Grand Hotel en pleno centro de la ciudad. Los hoteles en Vietnam son realmente baratos, por tan solo 20 o 30 euros puedes dormir en un hotel en pleno centro de la ciudad, incluso por mucho menos en según que zonas. Nos reciben con un zumo de frutas “Lipton” (allí consumen muchísimo esa marca de zumos y té, la tienen en prácticamente todos los hoteles). Hacemos el check in y un chico muy amable nos sube las mochilas. Creo que siempre recordaré a este mozo. Siempre sonreía, tenía una voz superdulce y siempre nos hacía reír con algo 😀

Gia Bao Vietnam

El hotel, no estaba nada mal, de estética asiática, la habitación era inmensa!! el baño muy espacioso, todo muy limpio. Estábamos literalmente muertos, pero primero decidimos organizar un poco las excursiones que haríamos los días que pasaríamos por el norte y la bahía de Halong y luego descansar tranquilamente.

Una chica del hotel (bastante pesada, insistente y con mala leche cuando se daba la vuelta 😛 ) nos explicó el tema de las excursiones y nos ofreció los servicios que ellos contrataban. Esta parte no nos dio tiempo a reservarla desde España y como habíamos leído que no había problema en hacerlo directamente allí lo dejamos para el final. No sabemos realmente si nos salió barato o caro, solo queríamos solucionarlo pronto. Al terminar dormimos creo unas 3 o 4 horas y salimos a conocer la ciudad y comer algo (o eso era lo que pretendíamos).

En España leímos que había un teatro de marionetas muy famoso y muy típico de allí así que fuimos directos a buscar el sitio y comprar las entradas. Por el camino empezamos a tomar contacto con la ciudad. Pero antes de explicar cómo es la ciudad diré que en la taquilla del teatro de marionetas de agua nos reencontramos con una pareja de españoles con los que habíamos tenido un primer contacto en el aeropuerto de Frankfurt, Cris y Martín y decidimos comprar las entradas juntos y tomar un café antes de entrar. Primer café en Vietnam. El Vietnamese Coffee, un café muy intenso, y de “extraño sabor” muy típico vietnamita. Nos costó unos 35.000 dongs (más o menos como en España vaya) en un bar de estilo muy occidental (en ese momento no nos fiábamos de ningún sitio local). Ahí tuvimos nuestro primer contacto con la moneda del país, los dongs.

dongs vietnamitasSu equivalencia con el euro viene a ser de 28.000 VND = 1 € y con el dolar americano unos 20.000 VND.

El cambio de moneda no es posible hacerlo desde España, a día de hoy no se conoce ningún banco que los facilite así que lo mejor que podéis hacer es llevar dólares y cambiar allí a tu llegada. Informaos bien a cuanto está el cambio y preguntrar en varios sitios pues hasta de eso se aprovechan nuestros amigos asiáticos. Espabilados son un rato. Debéis saber que no existe prácticamente moneda o apenas se conoce puesto que su valor es tan bajo debido a la gran inflacción del país que no es casi de utilidad.

Tras el café fuimos a ver el teatro.

Teatro de marionetas de Hanoi

En él unas chicas y un grupo de músicos tocaban y cantaban música regional con instrumentos tradicionales y de una especie de piscina que simulaba un lago vietnamita iban saliendo marionetas manejadas por detrás de un telón. Son unos cuantos actos de una hora de duración aprox. en los que simulan escenas del campo con personajes y animales. ¿Sinceramente? No lo recomendaría, es algo muy turístico, muy típico sí, pero no para perder una hora de tu vida en Hanoi. Aunque quizá para ir con niños, puede ser un buen entretenimiento y contacto con la tradición Vietnamita.
Teatro de marionetas de Hanoi

No vimos templos, ni el mausoleo de Ho Chi Minh ni nada que fuera un poco “turísitico” o visitable en este caso. Queríamos ver la ciudad, su gente, sus costumbres, sus tiendas, verles comer, hablar, trabajar… así que nos fuimos los cuatro de expedición toda la tarde hasta la cena.

HanoiAlgo que choca a primera vista es el increíble sistema de cableado de la ciudad. Realmente una obra de ingeniería que deja con la boca abierta a cualquiera y que se ha convertido en icono publicitario de la ciudad, representado en numerosas camisetas de firmas vietnamitas como Ginkgo T-Shirts, una tienda muy chula y que sorprende en un entorno como el de Hanoi. Eso sí, encontraréis tecnología y wifi ¡por todas partes! Es un país realmente desconcertante 😀 Es ahí cuando entendí que no se debe subestimar un país aparentemente o económicamente inferior al de procedencia, sin conocerlo y durante el viaje iríamos afianzando esta visión.

Cableado Vietnam

Las viviendas por lo general son altas y muy estrechas, “a tamaño vietnamita” pensaréis. Allí nos explicaron que todas las viviendas son de alquiler y que cuanto más ancho es el terreno más caro es vivir, en cambio, no se cobra la altura. Su sistema de gobierno colectivo no permite, o imposibilita comprar una vivienda así que toda la población vive de alquiler. El terreno pertenece al pueblo y solo se es propietario de la construcción. Al pueblo, lo que es del pueblo (¿o quizá del gobierno republicano?). Así es, como otros sistemas republicanos, el gobierno posee todo el control sobre los bienes ciudadamos.

HanoiHanoiY qué os puedo decir de la ciudad… Que ahora que la recuerdo, la echo mucho de menos y en ese momento no podía hacer otra cosa que echarla de más. ¿Curioso, verdad?

Hanoi es caótica, toda la vida se desarrolla en la calle, cocinan en la calle y comen en banquetas muy bajitas instaladas en la misma acera (hasta mear! las mujeres no que hayamos visto 😛 ) y todo en cuclillas (mear no, eh!), cualquier tipo de trabajo o arreglo lo hacen agachados, incluso hablar por teléfono.

HanoiHanoi

Y el olor… ¡ESE OLOR! que se incrustaba hasta lo más profundo, no sabría ponerle un adjetivo, si desagradable… humedad… la vegetación, la comida… imposible, era uff… una mezcla de muchas cosas indescriptibles y realmente característico. Es fácil de entender: carne, pescado, frutas, plantas, vegetales TODO se vende y se cocina en la calle sin refrigeración ninguna. Tal cual se ha recogido, pescado o cazado, se vende o se come.Bicicletas en Hanoi

Bicicletas, conducidas básicamente por la gente más mayor. Algo curioso, la mayoría de jóvenes conducen las motocicletas y las personas más mayores circulan en bicicletas cargadas hasta la bandera de fruta o flores con una destreza admirable (en estas dos imágenes justamente no pedalean, pero os puedo asegurar que lo hacen y bien).

Bicicletas en Hanoi

Por la ciudad se disponían miles de tiendas abarrotadas de un mismo producto (zapatillas, ropa, bricolaje, joyas, metales…). Todo lo inimaginable. Muchísimas imitaciones, sobretodo Zapatillas New Balance, Nike, Mochilas North Face… todo a precios de risa si se regateaba bien, claro, son duros de pelar y a pesar de ello siempre te irás con la sensación de que te han “estafado” y lo que acabas de comprar vale realmente mucho menos. Vietnam es regateo. Menos donde tienes un precio marcado por comer en un restaurante o una tienda oficial, ahí no se bajan de la burra. Eso sí, revisa bien la cuenta antes de marcharte porque son más “listos” de lo que parecen. Y no pretendas entrar a la tienda Levis y que te hagan un descuento porque eso son lugares “vetados” de regateo. Si quieres intentarlo… adelante.

HanoiTodos los comercios sin excepción venden algo, sobretodo latas de bebida. Tienen muy bien sabido que los extranjeros no estamos hechos a su temperatura y su humedad y necesitamos hidratación constante por lo que hasta el más mínimo local tiene aunque sea 3 latas apiladas listas para que te las lleves.

Los productos se distribuyen por calles en sectores. La calle del metal y materiales de ferretería, de ropa, de calzado… todo lo que puedas imaginar se apilaba a la perfección cubriendo hasta el último milímetro de las tiendas. Podría decirse que es como un mercadillo gigante.

¡Muy atentos al timo de la zapatilla! Tal cual suena, sí jajaja que ahora que me acuerdo me meo de la risa 😀  Lo más probable es que cuando vayáis caminando tranquilamente por la calle esquivando personas, motos, perros… de repente alguien se tire literalmente a vuestros pies con un pequeño bote de pegamento y un pincelito y os quiera reparar las zapatillas como si fuese su último encargo antes de partir al otro mundo. Luego claro está, os querrá cobrar, así que ojo sobretodo para que no le soltéis una patada a lo kung fu y simplemente os apartéis antes de que os agarre con tanta fuerza que os caigáis al suelo. Los Vietnamitas no cesan en su empeño a la hora de ofrecer cualquier servicio -lo hayáis solicitado o no. Esto os puede pasar varias veces al día, no os asustéis (como podéis imaginar, nosotros flipamos :-O)

Y como ya os he contado al principio, las motos se cuentan por cientos o miles, tantas que las paradas en los semáforos son inexistentes. Hay pasos de cebra, sí, pero son mera decoración. “¿Y si tenemos que cruzar al otro lado?” Pues aunque parezca una locura (cuando estéis allí lo entenderéis) es muy sencillo. Solo hay que lanzarse a la carretera, así, sin más, ¡a lo loco! pero sin correr, ni parar. Ellos se encargan de esquivarte y de pitarte solo para que sepas que están ahí. Es tal la adrenalina en la primera vez, que te engancha y luego solo quieres cruzar una y otra vez. ¿El truco? lo tienen ellos, digamos que no circulan a más de… 10 km/h quizá menos y les es fácil parar en cualquier momento.

Entre cruce y cruce, si os entra hambre os animo a que probéis unos rollitos que fríen en la calle, que van rellenos de… mmm… no se, pero ¡están buenísimos! 😀 y queman como mil demonios pero llevaos unos cuantos para el camino, no os arrepentiréis. También podéis parar a comer en cualquier restaurante que veáis lleno de locales, de esos os podréis fiar y saborear cosas como esta 🙂

Comida vietnamitaRealmente no es más que un cuenco lleno de arroz, pollo, un huevo duro medio rebozado, una especie de paté buenísimo y carne deshidratada (eso que parece lana) que es una de las mejores cosas que he probado en mi vida. Al introducirlo en la boca la explosión de sabor es sorprendente. Y por un precio irrisorio. Este plato lo comimos en un local que tiene dos plantas, en una de las calles principales regentado por muchos jóvenes vietnamitas y que siempre estaba hasta arriba y que quizá sea como aquí los sitios de comida rápida, recomendado por Mar y Tristan de los que os hablaré más adelante. Que lástima no recordad el nombre, pero quizá con estas pistas lo veáis al pasar. A nosotros, sin saber que Mar y Tristan habían estado, ya nos había llamado la atención un par de veces.

Nuestra primera noche en Vietnam tuvo un cierre de lujo. En una de las plazas principales y a simple vista se divisa un edificio alto y grande con varios restaurantes de comida local abiertos al público. Os recomiendo que, si queréis daos un caprichazo, subáis hasta la última planta, y lleguéis hasta el City View Cafe, no penséis en lo que os van a cobrar porque siempre será menos que en España.

City View Cafe

La comida es increíble, ahí es donde empezamos a saborear Vietnam, tranquilos, relajados y lejos del zumbido constante de las motos y con un buen par de cervezas Vietnamitas, ¡claro que si! 😀 Las mejores locales, Tiger y Saigón 😛 Y solo os digo que tiene posiblemente una de las mejores vistas de Hanoi y el lago Hoán Kiếm. Y el restaurante es… ❤

Por supuesto daos un buen paseo por el lago a primeras horas de la mañana y con la fresca (si es que se le puede llamar así :-/ ). Ahí podréis ver como se desarrolla una de las rutinas de los vietnamitas cuando a eso de las 5 de la mañana todos salen al parque a correr.

lago Hoán Kiếm

lago Hoán Kiếm

Dejaos sorprender. Desde arte natural, bodas… hasta estudiantes que se sientan de repente junto a ti para practicar tu idioma e interesarse por tu cultura 😀Novios en HanoiLos vietnamitas son gente muy abierta y sociable. Viven del turismo y lo cuidan (a veces en exceso y otras quizá sin control) pero si algo tienen claro es que hay que renovarse o morir.

Al acabar y después de varias horas y unas cuantas cervezas, nos despedimos de Cris y Martín y regresamos al hotel. La ciudad parecía otra. Apenas se escuchaban ya las motos y casi todos los negocios cerraban ya sus puertas y limpiaban sus calles. Rondaban las 12 de la madrugada y solo algún bar o restaurante permanecía abierto. Teniendo en cuenta que la noche en Vietnam empezaba a caer sobre las 5 de la tarde, y amanecía alrededor de esa misma hora, ya era momento de recogerse.

De Cris y Martín no supimos mucho más, partían a Sapa a la mañana siguiente. Si algún día caen por aquí… les mandamos un fuerte abrazo 🙂

Por la mañana volveríamos a recoger los petates y partir hacia Halong Bay.

Próxima parada: Halong Bay, paz en estado puro.

Anuncios

Un comentario en “Hanoi. Caótica. Parte 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s