Galería

De Hue a Hoi An, a través de Danang.

Antigua capital del Imperio Vietnamita y bordeada por el río perfume, se encuentra justo en el centro del país. Hue, una ciudad con numerosos monumentos históricos donde destaca su Ciudadela, considerada patrimonio de la humanidad. A caballo entre Hanoi y Ho Chi Minh se construye como una ciudad moderna y actual conservando a su vez toda su historia y tradición indochina.

Para ir hasta allí volamos desde Hanoi donde nos esperaba un coche del hotel. En todos los hoteles donde nos alojamos pudimos solicitar recogida en el aeropuerto (la gran mayoría con servicio gratuito) así que es una gran ventaja que recomiendo aprovechar ya que aunque es un país seguro, el idioma puede dificultar la localización de algunos lugares.

Ya era de noche, por lo que lo poco que pudimos hacer fue buscar un sito donde cenar y aprovechar para descansar. Muy cerca del hotel hay una pizzería que se ve casi desde la puerta (un poco de comida occidental no nos vendría nada mal) así que no dimos más vueltas y pedimos para llevar. ¡Muuuu rica! 😛

Hotel Jade

hotel Jade Vietnam

Os voy a hablar un poco del hotel donde nos alojamos. En booking dimos con el hotel Jade. Situado en primera posición en el ranking de mejores hoteles de la ciudad y aunque por la foto de la fachada no parecía gran cosa y menos aún por su precio, nos decidimos a cogerlo. 12 dólares habitación doble, algo raro tiene que haber… Pues os puedo asegurar que según nuestra experiencia fue uno de los mejores hoteles en los que estuvimos en todo Vietnam. Como en el resto (y lo que nos quedaba por ver) el recibimiento fue insuperable (si te gusta que te alaguen, que te mimen y que no te quiten ojo hasta que te acuestes). Fruta y zumos al llegar, con descanso casi obligatorio acompañados de la constante sonrisa de la chica de recepción con una educación máxima.

Tan bueno era el hotel que seguidos a nosotros vimos entrar al grupo de chic@s alemanes con los que habíamos compartido crucero en Halong Bay y que tomaron el mismo vuelo que nosotros. Las caras de asombro fueron recíprocas :-O

Processed with VSCO with f2 preset

Ya en la habitación grata sorpresa. Era muy pequeña pero a mi parecer perfecta. Impecable y con un olor exquisito. La cama estaba llena de pétalos de rosa (no olvidar que, aunque de medio-mochileros, estábamos de #honeymoon ❤ ) y no le faltaba detalle. Descansar en aquella cama fue lo mejor, no queríamos salir de allí. Casi en el ecuador de nuestro viaje nos decidimos a hacer uso del servicio de lavandería del hotel. Por tan solo 4 dólares, tendríamos la ropa limpia y seca antes de marchar al día siguiente. ¿Que más se podía pedir?

A la mañana siguiente un desayuno riquísimo en la planta baja del hotel donde preparaban al momento cualquier cosa que les pidieras y con opción a repetir. Aún me cuesta entender como podía ser tan barato.

Solo disponíamos de una mañana para dar una pequeña vuelta por Hue, ya que sobre las 14:00 de la tarde un coche particular nos llevaría hasta Hoi An pasando por Danang.

La diferencia de Hue con Hanoi o Sapa es considerable, los bares respiraban otro ambiente, las calles eran mucho más anchas y no estaban tan abarrotadas. Parecía todo un poco más “cuidado” y digo parecía porque solo vimos una parte muy pequeña, seguramente como en todas las ciudades tendría sus más y sus menos ya que la cultura seguía siendo la misma.

Aquí se pueden visitar numerosos monumentos y lugares históricos como la ciudadela de Hue, la ciudad púrpura prohibida, las tumbas imperiales, el río perfume, la pagoda Thien Mu y la pagoda Linh Mu. Mal por nosotros porque no vimos ninguna de ellas, el tiempo y la distancia a la que estábamos de todos ellos no corría a nuestro favor así que tuvimos que sacrificar las visitas. Eso, y que ya nos aconsejaron no perder mucho tiempo visitando lugares puramente turísticos puesto que el encanto de lo autóctono se echaba a perder así que simplemente callejeamos, tomamos algo y sobrevivimos al calor. Aquel día podría hacer 50 grados a la sombra con total tranquilidad. Lo único que el cuerpo nos pedía era beber líquido y no caminar demasiado para no desfallecer así que puedo deciros que Hue tiene unos garitos guapos guapos 😀 que también merece la pena disfrutar 😉

Hue Vietnam

Hue Vietnam

Inevitable ver la adaptación de las grandes marcas a cada cultura y país.

De vuelta al hotel, recogimos nuestras mochilas y montamos en el coche que nos esperaba puntual para partir hacia Hoi An (con tartera incluida).

Processed with VSCO with f2 preset

Igual que a cualquier buen maño que se precie, no le falta en el coche la medida de la Virgen del Pilar, a los vietnamitas no les falta su figura religiosa por excelencia, Buda.

 

En el camino “chapurreamos” algunas palabras con el conductor, un hombre ligeramente mayor y muy agradable. Cada vez que me veía por su espejo retrovisor acercar la cámara a la ventanilla del coche no dudaba en parar para que bajásemos a hacer fotos.

Danang

El trayecto duró aproximadamente 4 horas. Nos paró en un restaurante a orillas del mar donde comimos los bocadillos y fruta que nos habían preparado en el hotel y vimos por primera vez las maravillosas playas vietnamitas. El lugar era cuanto menos peculiar. Imaginad un restaurante al más puro estilo bodil con todas las mesas dispuestas para comer y… completamente vacío.

Danang Vietnam

Lujo desértico a pie de playa con una bancada de marisco vivito y coleando esperando a ser elegido y cocinado al momento.

danang

Por si eso era poco, pisando la arena una mujer se nos acercó con un puñado de monedas de euro para que se las cambiásemos por dólares. ¿Cómo hacerle entender que no hacíamos nada con esos euros allí? :-/

Vuelta al coche y tras un par de horas más, de camino por Danang pasamos por las montañas de mármol, a las que no llegamos a entrar y donde pudimos ver a lo largo de al menos un kilómetro, inmensas esculturas de mármol como las que vimos en la estación de servicio a Halong Bay, pero esta vez mucho más impresionantes.

Processed with VSCO with f2 presetProcessed with VSCO with f2 preset

Sobre la montaña, la pagoda.

montañas de marmol danang

Pero si algo tenemos que destacar que nos impactara aún más, fueron las inmensas mansiones y complejos turísticos que se levantaban en primera línea de playa, no aptas para la clase media (mucho menos para la baja) y donde los rusos y otros occidentales establecían su segunda vivienda o residencia de verano. El contraste de mirar hacia un lado y ver a 3 vietnamitas bañarse con manguera sobre el asfalto y mirar al otro lado y ver semejantes viviendas era brutal. Hasta el momento no habíamos visto nada igual ya que por lo general la clase social vietnamita era muy homogénea, pero en ese momento nuestra visión de pueblo tradicional y conservador se acababa de ver aplastada por aquella inmensidad de lujo y dinero.

Cuesta pensar que en el mundo en el que vivimos se permita que unos campen a sus anchas mientras otros se deben a sus repúblicas que todo lo reparten (como les conviene) y que como dice el dicho “tanto tienes, tanto vales” y mientras unos jamás tendrán acceso a un terreno para hacer lo que les plazca (porque no les pertenece, porque todo es de todos), otros, por el mismo precio construyen palacios. Es en ese momento cuando “lo tuyo deja de ser de todos para pasar a ser mío”. ¿Quién marca esa línea divisoria? ¿quién pone límites a la libertad? ¿Quién convierte la lucha y las guerras de todo un pueblo en una nueva esclavitud? Me consta que son esos mismos gobiernos los que permiten que “tu sí, y tu no” y que a pesar de los avances que consiguen sus gentes día a día y con sudor, ellos siguen abriendo la brecha de la desigualdad con su ambición. Porque somos nosotros, los occidentales, los que vamos a “disfrutar” de su comida, de sus hoteles, de sus playas… mientras ellos siguen atrapados en sus joyas paradisíacas y sus cartillas de racionamiento. Son felices, sí, pero ¿a qué precio? Lo más sencillo sería preguntarles a ellos mismos, pero también les falta uno de los derechos más preciados, la libertad de expresión. ¡Lo tienen todo! Por suerte el “comunismo disfrazado” en el que viven poco a poco se va empequeñeciendo para abrirse camino al mundo y Vietnam se ha convertido en uno de los países con más desarrollo de los últimos tiempos y a una velocidad casi de vértigo.

En el vuelo de Hanoi a Hue pude ver esta imagen en una de las revistas del avión que me demostró las ganas de este país por la evolución y el progreso y que es más que latente sobretodo en su juventud y de la que otros muchos podríamos aprender. Aquella frase de “hace más el que quiere que el que puede”… ¿Os imagináis trabajar en un lugar así? ❤

Processed with VSCO with f2 preset

Dejamos Danang atrás y llegamos a Hoi An. Punto de reencuentro con nuestros galleguiños y lugar que sin duda nos tenía preparadas muchas sorpresas y recuerdos inolvidables.

Siguiente parada Hoi An.

Si te perdiste el capítulo anterior puedes verlo en SAPA. Aventura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “De Hue a Hoi An, a través de Danang.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s